Sitges 2013 | Segunda tanda

Fotografia: Sitges 2013 | Segunda tanda

El martes empieza con la oportunidad de acercarme a ver Gente en sitios, una de las películas del circuito de festivales que más elogios está recogiendo allí por donde pasa, lo que hace que la sesión de El Prado esté hasta los topes y cargada de expectación. Cavestany reúne un elenco de actores variopinto, en el que se mezclan los mundos low-cost con la escena nacional más tradicional, y nos presenta una serie de pequeñas escenas cotidianas con giro al absurdo (muy en la línea del universo de Miguel Noguera) que sirven para trazar un retrato del estado actual de nuestro país, esta Estraña que nos ha tocado vivir. Divertida, inteligente y con algún que otro momento inquietante.

Gente en sitios | Filmbunker.NET

Toca subir hacia el Auditori para comprobar el estado de forma de Ben Wheatley, ya todo un nombre propio dentro de la familia Sitges. A Field in England, la nueva película del inglés, nos presenta a tres desconocidos que unen fuerzas para intentar escapar de la guerra civil inglesa. La cinta supone un paso adelante en la carrera de Wheatley al mismo tiempo que contiene trazos claramente reconocibles de sus anteriores filmes. El humor negro y la diabólica inocencia de los personajes de Sightseers se mezclan con el caos y la angustia de Kill List y con las continuas traiciones de Down Terrace en un viaje pausado que sufre de algún pasaje extremadamente pantanoso. Una fabulosa escena lisérgica y la idea general del film redimen los defectos de una rara avis que, como mínimo, nos indica que Wheatley aún tiene cosas que mostrarnos.

A field in England | FilmBunker.NET

Sin tiempo para descansar, vuelvo a entrar en la misma sala que apenas he abandonado unos minutos antes para ver el retorno de Hélène Cattet y Bruno Forzani, los directores de la celebrada Amer. En L'étrange couleur des larmes de ton corps un hombre vuelve de viaje para descubrir que su mujer ha desaparecido. El hecho de que la puerta de su apartamento estuviese cerrada por dentro centra todas sus sospechas en el edificio y en sus propios vecinos. La película es un Giallo pasadísimo de rosca, con un poderío y maestría visual innegables y un buen montón de ideas sugestivas, pero con una trama indescifrable y algunos pasajes tremendamente irritantes que suponen todo un tour de force para el espectador y en última instancia, al menos en mi caso, una completa perdida de interés en la cinta.

L'étrange couleur des larmes de ton corps | FilmBunker.NET

Después de dos películas más bien embarradas, me acerco hasta El Prado para ver Coldwater, una cinta de temática dura pero de narrativa mucho más ligera. El productor y el director de Bellflower, una de las sensaciones indies de hace un par de años, se intercambian aquí los roles para hablarnos de las condiciones y los malos tratos a los que se ven sometidos muchos jóvenes en los reformatorios de los Estados Unidos. Narrada con oficio pero sin salirse del guión, deja caer todo su peso en una fórmula repetida mil veces sin aportar ni un ápice de originalidad y sin pulir algunos personajes/situaciones como debería. Una película correcta y necesaria por su denuncia que, sin embargo, no consigue ir más allá.

Coldwater | FilmBunker.NET

Crónica de @Pinker