Sitges 2014 | Los tentáculos

Fotografia: Sitges 2014 | Los tentáculos

Si algo funciona, no lo toques. Esta podría ser una máxima perfectamente válida para los organizadores del Festival internacional de cinema fantàstic de Catalunya, viendo cómo en la última década han conseguido dotar al certamen de una estabilidad y un estado de forma más que saludable. Cifras récord de asistencia, gran impacto en medios, invitados de renombre y, sobre todo, esa sensación de que muchas de las propuestas más representativas del festival van encontrando su camino más allá de esos 10 días de octubre a orillas del Mediterráneo. Todo esto fundamentado, claro está, en una programación variada y equilibrada que logra cada año satisfacer a un público de lo más heterogéneo.

¿Quieres grandes estrenos? Ahí tienes [REC]4 abriendo el festival o Map to the Stars (lo último de Cronenberg).

¿Quieres un variadito de lo que más ha pegado en otros festivales? Apunta bien estos nombres: Under The Skin, The Guest, Spring, A Girl Walks Alone at Night, It Follows, Alleluia

¿Quieres cine de autor? Carlos Vermut acaba de arrasar con Magical Girl en San Sebastián y pasa también por Sitges, igual que Adieu au langage (o lo que es lo mismo, Godard atreviéndose con el 3D).

¿Quieres una ración de serie media de terror? Annabelle (precuela de The Conjuring), The Babadook, Tusk (segunda inmersión de Kevin Smith en el género) u Oculus deberían satisfacer tu apetito.

¿Quieres un buen maratón nocturno? El de VHS Viral, ABC’s of Death 2 y México Bárbaro se presenta antológico.

¿Quieres ver buen producto de la tierra? Échale un ojo a Musarañas (producida por Álex de la Iglesia) o Autómata (con Antonio Banderas).

¿Quieres revisitar clásicos? Tienes una proyección de Gremlins (con la presencia del gran Joe Dante) y el rescate de dos turbadoras joyas como son Sorcerer y Wake In Fright.

¿Quieres ampliar conocimientos? Puedes sumergirte en los recovecos del Giallo con Yellow Fever: The Rise and Fall of the Giallo o bien volver a disfrutar de la serie-b ochentena más entrañable con Electric Boogaloo: The Wild, Untold Story of Cannon Films.

¿Quieres una película de castores zombies? Tienes Zombeavers (Aunque no acabo de entender por qué alguien querría eso).

Sitges 2014 | FilmBunker.NET (Cartel de ZOMBEAVERS)

La cosa no se queda ahí, claro: Un buen puñado de thrillers coreanos, animación, cine asiático, cortos… Más que suficiente para pasarse unos días maravillosos encerrados en una sala de cine a escasos metros de la playa. Lo dicho: si algo funciona, no lo toques, ¿no? 

Pues no. O al menos eso es lo que el equipo capitaneado por Ángel Sala parece intentar decirnos. Más allá de contentarse con lo conseguido el festival lleva unos años extendiéndose poco a poco por terrenos inexplorados: Nuevas secciones centradas en apoyar el cine hispanoamericano de género o impulsar los cortometrajes rodados con dispositivos móviles, exposiciones relacionadas con el cine de terror repartidas por toda la ciudad, estrenos de series de televisión como Gotham, Utopia, Fargo o The Knick; presentaciones, mesas redondas, master classes… Un auténtico atracón ante el que cualquier amante del cine no puede más que rendirse, dejar que las ramas de los árboles suban enroscándose por sus muslos y que los gelatinosos tentáculos del festival depositen una vaina de origen desconocido en su garganta.

Yo, por mi parte, os iré contando qué tipo de criatura acabo gestando a partir de este viernes 3 de octubre, como siempre, a través de nuestras cuentas de Twitter y Facebook y también desde la propia web de FilmBunker.net