Sitges 2014 | Último fin de semana

Fotografia: Sitges 2014 | Último fin de semana

Viernes 10

Diez días de cine sin parar parece mucho pero, sobre el terreno, el tiempo pasa muy deprisa y, sin darme cuenta, me planto en el viernes, notando ya el fin de esta edición como algo inminente pero con un buen puñado de películas aún por ver.

Son las 11 de la mañana pero ya hay una cola inmensa en El Retiro. Parece que, a pesar de los vaivenes de su carrera, Kevin Smith sigue manteniendo un público fiel. Tusk se presenta como su segunda inmersión en el cine de terror después de una irregular Red State que, sin embargo, acabó galardonada en este mismo festival hace un par de años. La historia nos presenta a Wallace, un podcaster de LA que viaja a Canada para acabar entrevistando a un siniestro hombre con un peculiar pasado: Tras una naufragio una morsa salvó su vida. Kevin Smith no puede evitar ser tan payaso como su protagonista, y lo que parece enfilarse en dirección al puro terror (con algunos momentos realmente escalofriantes, gracias sobre todo al gran Michael Parks) acaba pegando un giro hacia la gamberrada con toques de parodia y perversión a partes iguales. Mezclad The Human Centipede con el típico humor de Kevin Smith y con una especie de inspector Clouseau pasado de rosca (no desvelaré la identidad del actor, pero atentos al cameo, es de los de estar todo el rato preguntándote si es él o no), y tendréis una buena visión del panorama que pinta Tusk. Lo curioso es que la mezcla funciona y, con sus peros y vicios, resulta de lo más perversamente divertida.

FilmBunker.NET | Sitges 2014 | Tusk

Escuchando el aluvión de carcajadas que se desencadena durante la proyección no es difícil predecir que la neozelandesa What We Do in the Shadows acabaría llevándose el premio del público. Jemaine Clement (la mitad de los Flight of the Conchords que no está ocupada escribiendo canciones para los Muppets) se reúne con Taika Waititi, bajo la órdenes de quien protagonizó Eagle vs Shark, para entregar un falso documental sobre el mundo del vampirismo que sólo puede ser calificado como hilarante. La vida de unos chupasangres que comparten piso en Wellington sirve para, siempre en tono de comedia, explorar un buen puñado de mitos vampíricos así como ponerlos en contraste con la vida cotidiana en el siglo XXI. Vampiros novatos, vampiros de la vieja escuela, pandillas de hombres lobo, quedadas multitudinarias de seres de ultratumba, juergas nocturnas… No falta nada en la que, sin duda, es una de las películas más divertidas del año. Tal y como está la distribución cinematográfica en nuestro país es difícil saber si llegará a nuestras carteleras pero, sea como sea, no debéis perderos esta película.

FilmBunker.NET | Sitges 2014 | What we do in the shadows

Acabo de salir de una de las películas más divertidas del festival para meterme en una de las más inquietantes. Si en su primera película, The Myth of the American Sleepover, David Robert Mitchell ofrecía un retrato de la adolescencia adaptado a las sensibilidades y las realidades actuales, en It Follows coge ese retrato generacional y lo aplica al género de terror. ¿La premisa? Sencilla: tras un encuentro sexual con un chico de su instituto, Jay comienza a experimentar la sensación de que un ente sin una forma corpórea definida intenta acabar con ella. ¿El resultado? Inquietante y poderoso. It Follows es una de esas películas que consigue mantenerte en tensión durante toda la proyección y, aún mejor, te tiene dando vueltas a la cabeza durante días, encontrando cada vez más lecturas y detalles. David Robert Mitchell coge un buen montón de clichés del género (adolescencia, sexo) y les da nueva vida, mutándolos en algunos casos o dándoles completamente la vuelta en otros. El mejor Carpenter está presente en varios aspectos de la película (incluida su banda sonora) pero, no os engañéis, este no es otro ejercicio de nostalgia ochentena (se han visto muchos durante el festival), sino un nuevo e importante paso adelante para el género. Una película sencilla, perturbadora, fría, pausada y calculada que enseguida se hace un hueco entre lo mejor que he podido ver este año en Sitges.

FilmBunker.NET | Sitges 2014 | It follows

Después de un día lleno de aciertos me acerco hasta El Prado con la intención de poder poner la guinda en el pastel con la nueva película de Peter Strickland tras la tremendísima Berberian Sound Studio. The Duke of Burgundy nos presenta a dos amantes con una extraña dinámica de pareja que poco a poco irán llevando al extremo. Strickland nos vuelve a presentar un ambiente hipnótico e inusual pero muy diferente al de su anterior cinta. Las interpretaciones son realmente buenas y la película, aún con su ritmo pausado, consigue introducir en el espectador una auténtica inquietud y curiosidad por saber hacía donde van sus personajes. Y ahí está el problema, porque el realizador inglés, una vez establece su mundo, se dedica a caer en la repetición por la repetición, sin aportar nada nuevo y sin acabar llegando a ningún lugar. Una cinta interesante pero fallida y una pequeña decepción.

FilmBunker.NET | Sitges 2014 | The duke of Burgundy

Sábado 11

Es mi último día del festival. En realidad aún queda la jornada de maratones del domingo, pero habiendo estado durante toda la semana en Sitges y habiendo visto casi todas las películas más comentadas, no tiene demasiado sentido quedarse para ver esos mezcladitos de lo mejor del festival que cada año prepara la organización. Lo que sí que no me quiero perder es la doble sesión Phenomena que Nacho Cerdá nos tiene preparada y que empieza con una película muy FilmBunker.

Sorcerer es una de esas películas malditas, un proyecto extremadamente ambicioso que, por x razones, acaba estrellándose contra la taquilla. William Friedkin venía de comerse el mundo con French Connection y El Exorcista y se marca con esta cinta su Apocalypse Now particular. Basada, al igual que El salario del miedo, en la novela de Georges Arnaud, la cinta nos presenta a un grupo de pobres diablos atrapados en un pequeño país sudamericano que se ven obligados a aceptar una misión suicida (transportar dos camiones llenos de una dinamita altamente inestable) para intentar escapar de su infierno particular. Una película llena de tensión y locura que, sin duda, tiene su punto álgido en la demencial (no sólo como escena, sino también en lo que debió suponer el rodaje) escena del puente. Una de esas películas sucias, endiabladas que te coge, te pone al límite y no te suelta. Una auténtica maravilla poder rescatarla en pantalla grande.

FilmBunker.NET | Sitges 2014 | Sorcerer

Cambiamos de tercio para reivindicar esta vez una cinta que sí contó con un masivo éxito internacional: Gremlins. La historia la conocemos todos de sobra: Billy recibe como regalo de navidad una pequeña mascota con unas sencillas directrices a seguir. No le puede dar la luz del sol, no debe mojarse y, sobre todo, no debe comer pasadas las doce de la noche. No hay mucho que decir a estas alturas de la que sin duda es una de las películas insignia de ese cine comercial de género que tan bien se hizo en los ochenta salvo que, quizás, sorprende ver la crueldad y la mala leche que contiene una película que, por otro lado, está muy enfocada a un público infantil. Cuesta imaginarse una película familiar tan gamberra hoy en día en nuestra cartelera.

FilmBunker.NET | Sitges 2014 | Gremlins

Si los dos títulos anteriores estaban emparentados por presentarse en el festival bajo la etiqueta Phenomena, la que va a ser mi última película de Sitges 2014 guarda también relación con Gremlins al ser la nueva cinta de su director: Joe Dante. Hace ya tiempo que a Dante no le dejan disponer de los grandes presupuestos con los que tan bien se desenvolvió en los ochenta pero, a cambio, el director estadounidense sigue plasmando en cada una de sus cintas su honestidad y su amor por el género. No se le puede pedir pues demasiado a Burying The Ex, una zombie comedy de ínfimo presupuesto que da lo que promete: Guiños, tópicos y complicidad con el espectador más versado en el terror. Se ve con una sonrisilla y poco más.

FilmBunker.NET | Sitges 2014 | Burying the Ex

Al día siguiente cojo el tren de vuelta a Madrid, así que ahora toca darse un último paseo por los puestos de la playa de San Sebastián (a ver si cazo algún otro blu-ray), compartir las últimas cervezas con los amigos, comentar lo bueno que ha sido el nivel de la mayoría de películas y despedirse de las calles de Sitges hasta el año que viene, cuando los tentáculos de una antigua deidad cósmica, sin duda, me volverán a arrastrar hasta esta pequeña localidad de la preciosa costa Brava. Si todo va bien, volveré a daros el coñazo con mis crónicas desde esta misma página. Gracias por leer y, ahora, ¡a ver películas!

Crónica de @pinker