Sitges: Viernes 12 y Sábado 13 de Octubre

Fotografia: Sitges: Viernes 12 y Sábado 13 de Octubre

La lluvia se apodera de estos últimos días y se encarga de recordarnos que ya queda poco, que el Festival se acaba y que cada vez nos quedan menos películas por ver. 

El viernes me permito el lujo de levantarme un poco más tarde ya que el primer film que tengo apuntada en mi itinerario festivalero no empieza hasta las dos de la tarde. The ABCs of Death es en realidad un compendio de 26 cortometrajes que nos muestran distintas maneras de morir siguiendo las letras del abecedario. Ti West, Ben Wheatley, Nacho Vigalondo o Noboru Iguchi son algunos de los directores que desfilan por esta irregular colección que, eso sí, consigue mantener un nivel más que aceptable de diversión durante la mayor parte de la cinta. Se echan de menos reglas más estrictas a los autores en pos de conseguir un producto más homogéneo, ya que hay algunos cortos que parecen saltarse por completo el concepto de la película.

Después de comer toca ver como evoluciona el cine de Martin McDonagh, director que despuntó hace cuatro años con su debut In Bruges. Seven Psychopaths nos cuenta la historia de un guionista de Hollywood con problemas para progresar con el guión de su nueva película. Ficción y realidad se entremezclan continuamente en un ágil ejercicio de metalenguaje que coge elementos del cine negro gamberro tan de moda en los 2000s y los embadurna de exageración, absurdo y comedia, creando momentos que podrían estar firmados por Tarantino, Quentin Dupieux o Alexander Payne. Una cinta extremadamente divertida en la que destaca un Sam Rockwell completamente ON FIRE que dispara sus frases como si fuesen auténticos bazookazos.

Por la noche vuelvo a acercarme al Auditori para comprobar que tal resulta la traslación del lovecraftiano espíritu de las novelas de Albert Sanchez Piñol al celuloide. El Bosc es otra de esas películas que, al igual que El espinazo del diablo o El laberinto del fauno, se encarga de mezclar la guerra civil española con un imaginario fantástico. En este caso nos cuenta la historia de una mujer que al estallar la guerra ve cómo su esposo tiene que refugiarse en un bosque del que dos veces al año surgen unas misteriosas luces. Una película valiente que destaca por unas interpretaciones sólidas y por intentar no caer demasiado en muchos de los tópicos que rodean el tema de la guerra civil.

Unas pocas horas de sueño y me encuentro dispuesto a afrontar mi último día en el festival con sus dos películas correspondientes, Looper y Outrage Beyond.

Looper es una de las películas de ciencia ficción más esperadas de la temporada. Dirigida por Rian Johnson (conocido por Brick así como por el famoso episodio de la mosca de Breaking Bad) cuenta la historia de Joe, un asesino a sueldo encargado de eliminar los objetivos que la mafia le envía desde el futuro con la ayuda de una máquina del tiempo y que un día recibe la orden de eliminar a su propia versión futura. Sin entrar en nombres concretos (por aquello de evitar los temidos spoilers), la película bebe directamente de algunos de los más importantes referentes de la ciencia ficción de los últimos 30 años, haciéndolo siempre de forma sólida y aportando nuevos detalles y hallazgos que hacen de Looper una apuesta segura para el aficionado.

Vuelvo a hacer por última vez la cola para entrar el Auditori y cuando salgo mi estado anímico se instala en la absoluta indiferencia que me suscita lo nuevo de Takeshi Kitano: Outrage Beyond. Luchas entre familias de la yakuza japonesa con policía de por medio, diálogos sin fin, más diálogos sin fin, un par de masacres, un par de diálogos, muchas más masacres, y muchos más diálogos sin fin. Y todo esto sin conseguir, en ningún momento, introducir al espectador en la película. Otra vez será, Takeshi.

Y se acaba Sitges. ¿Mi consuelo? El buen puñado de títulos del Festival que no he podido ver y que intentaré ir recuperando en las próximas semanas y meses; entre ellas Holy Motors, la absoluta triunfadora del palmarés.

¡Gracias al equipo de Film Bunker por darme la oportunidad compartir con vosotros mis impresiones!

José Ramón Grela León (@pinker)