[Sábado] Día 9: Desolación

Fotografia: [Sábado] Día 9: Desolación

El sábado fue el día que casi no sucede. Durante el último día de un festival, tu cuerpo finalmente se rinde. Nueve días de cine apetecen pero no es tan fácil como suena. Menos aún cuando planeas empezar el día con una película hecha para tíos que conducen sin camisa.

Kid-Thing

Kid-Thing me tenía tibio. No sabía nada sobre los hermanos Zellner, y menos que eran de Austin o que la cinta estuviese filmada por aquí. De hecho me tomó un momento reconocer lugares y ubicarme. Mérito al filme que me hipnotizó desde el arranque con sus monster trucks.

David y Nathan Zellner te cuentan la historia de Annie sin prisa. En media hora te la presentan a ella y su relación con el mundo en planos largos, con la cámara fija; lo que hace, cómo piensa y computa. Nathan, el director de fotografía, también es el actor que interpreta a Marvin, el papá de esta niña que creció sin atención y con la que nadie quiere jugar.

We don’t even know you but we hate you.” —Los otros niños a Annie.

Ella y su padre (que es prácticamente su compañero de piso) viven en una granja a las afueras de Austin. Annie es una pequeña salvaje herida, igual que su papá. El típico papá que piensa que sacarse un diente y tirarlo sobre la mesa cuando su amigo está de visita es chistoso. Para ella, chistoso es hacer bromas por teléfono y sacar de quicio a sus víctimas.

Annie está acostumbrada a tomar sus propias decisiones y no siempre son las más acertadas. Por eso, cuando escucha la voz de la mujer que pide ayuda en el bosque, no puedes sino esperar a ver cómo va a reaccionar.

El personaje no es una caricatura. Es inestable y capaz de destruir una fiesta de cumpleaños ya de por sí patética. En algún momento, le pregunta a su padre sobre cómo saben qué es lo correcto los escritores de libros de auto-ayuda. Él se lo piensa y da la mejor respuesta que su cerebro puede producir: “Simplemente lo saben”. El resto del tiempo Marvin está dormido o enseñándole algo absurdo e inútil como hipnotizar a una gallina. Con detalles así es como esta película me reventó la mente.

Zellner retrata un pedazo de tierra del lugar de juegos de Annie mostrando cinco o seis cosas que podrían hacerle daño, enfermarla, cortarla o intoxicarla. Luego hay una secuencia maravillosa que involucra a Annie y una pistola de paint-ball. Mierda, un cráneo y hasta el cadáver de un animal terminan moteados de pintura naranja.

Kid-Thing tiene una banda sonora etérea e indie-trónica, via "The Octopus Project", y el final más atrevido que vi en todo el festival. Desde aquí, me declaro fan. Esperaré paciente lo que sea que venga ahora.

Con esta, fue como tocar la súper estrella de Super Mario Bros., me volvió invencible. Al menos hasta que llegué al Ritz, donde la siguiente película me derritió.

Chasing Ice

Chasing Ice es el documental que sigue a James Balog (fotógrafo para Time, The Smithsonian, National Geographic, estampillas postales y cualquier otra revista importante) cuando descubrió la belleza que esconde el hielo. Una musa en vías de extinción. Como muchos, James no creía en el cambio climático hasta que le encargaron fotografiar el círculo polar ártico. Consternado por lo rápido que están desapareciendo los glaciales, creó Extreme Ice Survey, un proyecto que consiste en colocar cámaras que irán documentando temporadas enteras para medir el impacto ambiental y producir una evidencia imposible de rebatir.

Jeff Orlowski documenta la aventura de cerca, entre el hielo y en las alturas. Fotografía panoramas de ensueño que están desapareciendo. Escenarios que parecen fuera de este mundo. El círculo polar ático ha enamorado a Julio Medem y a Werner Herzog por igual. La historia está en el hielo y en este descansa la respuesta. Las cifras y datos que se manejan te pondrán a temblar. Más sabiendo que el dinero que se gasta en reconstruir y sanar una comunidad después de un desastre natural serviría para mejorar el medio ambiente y prevenir nuevos desastres.

Bellísimamente devastadora. Entre Kid-Thing y Chasing Ice me dejaron sin fe en la humanidad. Se requiere mucho para regenerar el daño social, moral y físico en la Tierra. Imposible seguir después de eso.

Aquí es donde la misión terminó para mi. Aquí es donde me quedé varado, sin oportunidad de seguir. El horizonte me tenía una sorpresa. Citadel y Beast se abrían como posibilidades exquisitas. La función de medianoche al último día. No sucedió.

Me queda claro con los festivales que la búsqueda apenas comienza en la clausura. La guía es tu... er, guía. Es la carrera por conseguir y ver todas las que se escaparon. Así es como los cinéfilos operan. Esta es nuestra cacería, y desde hoy la temporada de caza da comienzo.