SXSW | Día Cuatro: Amos

Fotografia: SXSW | Día Cuatro: Amos

Cada año, SXSW celebra la comunión audiovisual y nomina videos musicales innovadores para un premio especial. De los 22 nominados te dejo los 5 que me gustaron, incluyendo al ganador. 

1) Daniel Bedingfield – Secret Fear. Captura perfecto la representación de una relación tormentosa.

2) Flying Lotus – Until The Quiet Comes. Hipnótico. El ghetto hecho poesía.

3) Rudimental – Feel The Love. Imposible verlo sin una sonrisa en los labios.

4) The Shoes – Time To Dance. ¿Quieres ver cómo sería Jake Gyllenhaal en Maniac? Claro que quieres.

5) Vitalic – Stamina. El ganador. La canción es demasiado prendida para mi gusto pero Saman Keshavarz hizo buen trabajo.

Me detuve por un grilled cheese sandwich (cortesía de GroupMe, otra app que regalaba comida a cambio de una descarga) y casi pierdo mi celular. Una persona me alcanzó para regresármelo. Todavía hay gente buena ahí fuera, chaval.

 

REWIND THIS!

Dir. Josh Johnson

Si el VHS es casi exclusivo para coleccionistas, como el vinilo, y se encuentra lejos en una isla escondida para “los turistas”, Rewind This! es tu puente al paraíso de los fetichistas. Es necesario que sepas el por qué de la fascinación para que entiendas cuán importante es su preservación.

Puedes preguntarte, ¿para qué coños quiero un formato en vías de extinción cuando ya existe el DVD cuya resolución no se degenera? Pero no lo aconsejo. En su lugar sugiero conocer la historia, saber cómo le ganó la guerra a Betamax, escuchar sobre los primeros distribuidores bribones que compraron catálogos de estudios a precios ridículos, analizar su aportación cultural, recordar que los primeros VHS costaban casi 100 dólares (y los reproductores a mil dólares) y definir su alcance. Puedes leerlo en Wikipedia o puedes ver la carta de amor que Josh Johnson le escribió al formato.

Además de los coleccionistas, el documental captura testimonios de gente como J.R. Bookwalter, Shinji Imaoka, Lloyd Kaufman, Drew McWeeny, David 'The Rock' Nelson, Mamoru Oshii, Frank Henenlotter, Roy Frumkes, Cassandra Peterson, Charles Band, Shôko Nakahara, Jason Eisener, Atom Egoyan (sí, ese Atom Egoyan) por mencionar a algunos. No hay problema si la mayoría de estos nombres no te dice nada. Pero necesitas ver más cine.

Para quienes nacimos durante los 70s y 80s el VHS fue nuestro acercamiento más accesible al cine fuera del cinema. Una oportunidad para ver una y otra vez las películas o las escenas favoritas y disfrutarlas hasta estropear la cinta. No sé cuantas veces rebobiné el vídeo de Mad Max para ver los últimos 15 minutos, y era una gloria. Sí, hoy saltas de escena a escena oprimiendo un botón. Pero la expectación es diferente a cuando esperas a que la cinta llegue al punto donde quieres empezar. Hay nostalgia en todo esto, claro. Es un paseo lindo en una cápsula del tiempo, o si naciste después de los noventa, todo un trip.

El tema es vasto y Rewind This! hace lo suyo para exponer sus puntos. Mi queja es la cantidad de tiempo que le dedica a los coleccionistas. Más que exponer la carencia de un movimiento real de preservación, especialmente conociendo que no todo el catálogo que existe en VHS ha sido digitalizado, Johnson se decanta por los fetichistas quienes parecen más interesados en dejar claro quién la tiene más grande (la colección) o en exhibir los VHS “raros” que guardan por ser irónicos. Eso es secundario en comparación con lo grave que resulta perder material (recuerda que la cinta se degrada) que no ha sido archivado. Por ello la petición del título, Rewind This! para poder salvarlo.

¿Por qué la arrogancia va de la mano con movimientos de resistencia? Esa pregunta la hace Brit Marling en The East (el film que cerró SXSW 2013) y me viene a la mente ahora.

FALL AND WINTER

Dir. Matt Anderson

El mundo está jodido. La madre naturaleza está hasta la corinilla de nosotros. Ella es el huésped y nosotros los parásitos. De alguna forma tiene que sacudirse las garrapatas.

Desde el descubrimiento de la agricultura, algo se rompió en el proceso evolutivo. Vivimos tiempos difíciles y nos esperan temporadas aún más adversas. Según los expertos, en 70 años el mundo será un desierto y el agua uno de los recursos naturales más anhelados. ¿Tienes sed?

Si no te has deprimido, este documental es para ti. Matt Anderson, por medio de financiación colectiva, se dio a la tarea de entrevistar activistas, escritores, analistas, y demás expertos en cuestiones como el fin de los tiempos o de la civilización como la conoces. El resultado es un viaje a través de varios rincones con diferentes puntos de vista sobre lo que está causando el daño ambiental en el mundo.

El leitmotiv que mueve Fall and Winter parece ser el crear consciencia. Es imposible dejar de notar que la misma sala que una noche anterior se abarrotó con un ejercicio banal como Spring Breakers ahora lucía casi vacía. Se mencionó al culto a la celebridad como uno de los problemas tangenciales. La sociopatía es una consecuencia, producto de la trivialización, la carencia de códigos morales y la veneración a la irresponsabilidad. Todo conlleva a una inminente autodestrucción social. 

La civilización ha sido manufacturada así para mantener distraída a la sociedad y alejarnos de la naturaleza. Es una ecuación lógica; cuanto menos conectado estés a ella, más fácil será destruirla sin que te pese. Además, si el énfasis recae en mantenerte ligado a la tecnología, cuando los elementos se vuelvan contra nosotros y sea imposible salir de casa, ya estaremos acostumbrados al hikikomorismo. En otras palabras, la predicción es correcta, los locos están dirigiendo el manicomio.

Para cerrar, queda claro que tenemos la tecnología para destruir pero no para limpiar nuestro desmadre. Es evidente que los gobernantes no están interesados en hacer algo (aunque algunos pretenden lo contrario), y para que el resto de la población actúe, como dijo Betsy Perluss, “algo debe morir en nosotros para aceptar que estamos en un problema.”

Entre tanto, nos queda esperar y estar preparados. La Madre Naturaleza nos va a sacar un pedo y lo merecemos por no poner atención. Según Bruce Damer, estamos “en el crescendo de la humanidad”, y mientras discutimos sobre lo que se debe hacer, hay activistas que ya están trabajando con soluciones y una nueva sociedad se construye bajo la nuestra. Ellos están preparados. La pregunta es ¿quieres ser parte de esa transición?

PLUS ONE

Dir. Dennis Iliadis

Todo la influencia que había ganado Dennis Iliadis con sus dos primeras películas se desvaneció con su trabajo reciente. Si recordamos su competente remake de La Ultima Casa a la Izquierda o su oda al grrrl power en Hardcore, tratar de encajar esta  historia ambiciosa de ci-fi en su filmografía es decepcionante.

Luego de ver adolescentes comportándose como adolescentes en Spring Breakers, la juventud “risky” es mostrada aquí sin filo. Son todos esos clichés que has visto en las comedias juveniles que Hollywood hornea frecuentemente y con peores actores. Fuera de Ashley Hinshaw (Jill), parece que ninguno tuvo ganas de participar. 

El guión inofensivo de Bill Gullo parte de una historia de Iliadis que pudo tener mejor desarrollo y que con mejores actores pudo funcionar. Sin duda, una decepción.

LORDS OF SALEM

Dir. Rob Zombie

“Tranquilos, es una película, no un concierto”, dijo Rob Zombie aplacando las ansias del público que explotó en algarabía al verlo salir a presentar su filme.

Empezaré con lo obvio: Lords of Salem no es una película para todos. Habiendo escrito lo anterior, ¿qué película de él es para todos? Es más, regresando un poco en el tiempo, ¿desde cuando su música es para todos los públicos?

Rob está acostumbrado a hacer la música que le gusta y nunca se ha preocupado por saber qué quieren sus fans. Su gusto por el cine de terror y el rock ha sido combinado desde el principio y, a pesar de lo reiterativo, el señor sigue llenando estadios.

Con su cine sucede algo similar. Desde La Casa de los Mil Cadáveres hasta Lords of Salem, Rob hace lo que le gusta y punto. Consciente de que, al igual que su música, su proyecto encontrará una audiencia. ¿Detendrá eso a los críticos que parecen más sedientes de sangre que el mismo autor? Claro que no. Pero como dice 3LW, “haters gonna hate”. 

Sin cegarnos, Lords of Salem tiene una premisa muy buena. Una locutora recibe un álbum artesanal que le cambia la vida, para su desgracia. Lo que creen que es una banda llamada Lords, es música que crea un efecto especial en algunas personas, mujeres en particular. Lo que viene a raíz de esto puede resultar decepcionante, quizá más que saber que sólo alrededor de 25 “brujas” fueron condenadas a morir en Salem.

Por estilo no paramos. Muchos encuadres podrían servir para ilustrar cualquier portada de su grupo. Sin embargo, lo que funciona en un video musical no siempre logra sostenerse en una película, sobre todo si no hay contundencia en la mano del director. Es decir, Zombie tiene las mejores intenciones y parece que la historia se  pierde en el camino de su mente a la pantalla. Eso es una pena.

Durante la sesión de preguntas y respuestas, aceptó que es una obra incompleta. El guión era más extenso y tuvo que sacrificar mucho mientras filmaba. La muerte de Richard Lynch también coartó toda una secuencia que quizá pudo ayudar. Quizá. Pero no sucedió. Rob Zombie continúa su educación cinematográfica y se nota un crecimiento. A estas alturas, uno esperaría que esa educación comenzara a rendir frutos más sólidos. Quizá en la siguiente película.

Crónica y fotos de Jesús DeLeón-Serratos

Sigue el SXSW2013 en @filmbunker