SXSW | Día Tres: Provocateur

Fotografia: SXSW | Día Tres: Provocateur

He venido de menos a más. Empecé con dos, ayer fueron tres y hoy son cuatro. A este paso, mañana es lógico pensar que podría ver cinco películas. Lo cierto es que al menos una de esta tanda era una que esperaba con ansias. Como pista te dejo esta foto a la derecha. 

Haunter (2013)

Dir. Vicenzo Natali

Natali se ganó culto desde Cube y recientemente aumentó su 'street-cred' con Splice. Divide audiencias. Es ese tipo de director al que, incluso en sus malas películas, le regalas unos párrafos positivos. Porque sabes que al menos su corazón estuvo en el proyecto. Este fue uno de esos párrafos.

Este es mi remix de la sinopsis: Lisa (interpretada por Abigail Breslin) es una fantasma adolescente que descubre que vive atrapada en un 'loop' que repite el día que murió, junto con su familia, como un disco rayado, ad nauseam. Sugiere algo entre Los Otros y Atrapado en el Tiempo. 'Haunter' se traduce como espíritu o fantasma y antes de que se anunciara en la cartelera de SXSW no tenía ni idea de que existía.

Es evidencia de cómo una historia con potencial puede arruinarse con un guión descuidado, sofocado en lugares comunes y, de rebote, ensuciar una apuesta ambiciosa. Haunter pudo superar a Splice pero su fantasma lo atrapó antes.

Intermission

Me metí en el 'vortex que es el Trade Show y perdí DOS horas caminando y enterándome de las nuevas apps disponibles y otras que están por ser liberadas. Sumé tanto 'swag' (¿cuál es el equivalente en español? → ¿MQNR [mierda que nos regalan]?) que es ridículo. Me tomé una foto (por fin) en el trono de Juego de Tronos.

Entre ellas, recomiendo tres: Between, Clippick y Living Rooom. Búscalas.

Downloaded (2013)

Dir. Alex Winter

Parece que fue hace décadas pero apenas han pasado 12 años desde que cerraron Napster. Esta es su historia, contada con frescura por Alex Winter (y producida por MTV docs) vía la perspectiva de Shawn Fanning, Sean Parker, empleados de Napster, expertos, artistas y demás partes afectadas.

Los responsables de la industria musical han fomentado (en parte) la piratería por negarse a adaptar el modelo del negocio al siglo en juego. Son avaros. Han hecho demasiado dinero controlando los gustos musicales de millones. Es lógico que un sistema de intercambio democrático los haya puesto en crisis. Napster no fue el primero de su especie, pero sí uno de los primeros en caer a lo grande. 

Al principio, Winter pensó en escribir una película sobre la historia de Napster à la Social Network. Es un gran acierto no haberlo hecho. A la distancia, igual un documental como este hubiese sido mejor para conocer la historia de Facebook.

Spring Breakers (2012)

Dir. Harmony Korine

‘Spring break' canta Alien (James Franco bajo la piel de rapero gangsta con trenza africana y grill en los dientes). Lo hace arrastrando la palabra ‘break’. Su canto se repite en varias ocasiones al punto de que lo traigo todavía en la cabeza. Una vez que lo  escuchas cantando suave, su voz se queda contigo. No es sexual, ni exclusividad. Spring Breakers tiene varios momentos entrañables que se quedaron conmigo.

Si ver a James Franco cantando (y tocando al piano) 'Everytime' mientras un trio de chicas en bikini bailan a su alrededor sosteniendo cuernos de chivo y con pasamontañas rosa no es poesía, no estás prestando atención.

Si verlo brincando gritando “look at my shit!” en la cama cubierta de fajos de billetes como un niño de cinco años, mostrándole el arsenal de armas que tiene colgado en la pared a dos adolescentes en bikini no te produce una sonrisa nerviosa de incredulidad, es posible que te lo estés tomando muy en serio.

Franco dijo que su personaje no funcionaría en ninguna otra película y tiene razón. Solamente Korine es capaz de servir el escenario para sustentarlo. Es una propuesta peligrosa considerando el pulso actual de la violencia en Estados Unidos. Sin embargo, no la considero irresponsable. Es un documento que retrata la decadencia y nadie mejor que él para tomar esa ruta.

Los niños han crecido y absorbido horas y horas de televisión. Allí aprenden cómo hablar, cómo vestir, cómo pensar. La mayoría quiere fama, dinero, diversión sin límite y un vaso de Kool-Aid azul. “No lo tienes que pensar mucho”, dice una de las chicas antes de robar un restaurante para costearse las vacaciones. “Imagínate que estás en un videojuego”. Ahora recuerde ese momento cuando regresas al volante después de jugar 3 horas de Grand Theft Auto.

Antes que cineasta, Harmony es un provocador. Está jugando con nosotros. Me gusta la idea de que hizo una apuesta con Gaspar Noé para ver quien podía hacer la película más comercial y esta es su versión. Pero eso es solo mi fantasía.

Spring Breakers no debe tomarse literal. Es una ilusión. Es como una llamada que haces a casa cuando andas con los amigos. Son las historias que cuentas sobre lo bien que te estás portando cuando sabes el desmadre que traes adentro.

You’re Next (2011)

Dir. Adam Wingard

En You’re Next, Adam Wingard logra (1) combinar los géneros home invasion y slasher, (2) verter esos elementos sobre una familia que se ha reunido a celebrar el aniversario de los padres.

El reparto se apoya de todos sus amigos y les da papeles para mantenerlos cerca. Los también directores Joe Swanberg (Drake) y Amy Seimetz (Aimee) interpretan a dos de los cuatro hijos y Ti West es el Tariq, novio de Aimee. También los acompañan AJ Bowen (Crispian), Kate Lyn Sheil (Talia) y la gran-gran-gran Barbara Crampton (Aubrey).

El film es cumplidor y contiene un giro en la trama que puede o no ser predecible, dependiendo del nivel que tengas como ávido devorador de cine de terror. En realidad, You’re Next funciona como un 'soap opera' (una telenovela) que pisa un género que no le corresponde.

El casting es un problema, en especial Swanberg (el niño del póster 'mumblecore') y West (el niño del póster del terror 'hipster'). Verlos tan seguido en pantalla comienza a sentirse contraproducente, especialmente cuando escuchas a Drake hablar sobre cine comercial con Tariq.

La película, sin embargo, ha resultado ser todo un buen negocio para los productores. Lionsgate la compró dos veces (perdió los derechos por no distribuirla) y ahora parece que por fin llegará a las pantallas.  Eso quiere decir que a alguien le gusta y mucho.

Crónica de Jesús DeLeón-Serratos

Sigue el Festival en Twitter: @filmbunker